+ CARMELITAS DE LA CARIDAD (25 mártires)



Mártires Carmelitas de la Caridad de El Saler


1)     Apolonia del Santísimo Sacramento (Lizárraga Ochoa de Zabalegui) / + 8 de septiembre de 1936, checa de San Elías (Barcelona). Beatificada el 6 de noviembre de 2007.

. Beatas (11.03.2001) martirizadas el 19 de agosto de 1936 en la playa de El Saler (Valencia):

2)     Elvira de la Natividad de Nuestra Señora (Torrentallé Paraire)
3)     María de Nuestra Señora de la Providencia (Calaf Miracle)
4)     María Desamparados del Santísimo Sacramento (Giner Lister)
5)     Teresa de la Divina Pastora (Chambó Palés)
6)     Águeda de Nuestra Señora de las Virtudes (Hernández Amorós)
7)     María Dolores de San Francisco Javier (Vidal Cervera)
8)     María de las Nieves de la Santísima Trinidad (Crespo López)
9)     Rosa de Nuestra Señora del Buen Consejo (Pedret Rull)
10)  Francisca de Santa Teresa (Amézua Ibaibarriaga)


Mártires Carmelitas de la Caridad del picadero de Paterna

. Beatas (11.03.2001) martirizadas el 24 de noviembre de 1936 en el picadero de Paterna (Valencia):

11)  Niceta de San Prudencio (Plaja Jofra)
12)  Antonia de San Timoteo (Gosens Sáez de Ibarra)
13)  Paula de Santa Anastasia (Isla Alonso)
14)  Daría de Santa Sofía (Campillo Paniagua)
15)  Erundina de Nuestra Señora del Monte Carmelo (Colino Vega)
16)  María Consuelo del Santísimo Sacramento (Cuñado González)
17)  María Concepción de San Ignacio (Odriozola Zabalía)
18)  Feliciana de Nuestra Señora del Monte Carmelo (Uribe Orbe)
19)  Concepción de Santa Magdalena (Rodríguez Fernández)
20)  Justa de la Inmaculada (Maiza Goikoetxea)
21)  Clara de Nuestra Señora de la Esperanza (Ezkurra Urrutia)
22)  Cándida de Nuestra Señora de los Ángeles (Cayuso González)

. Beatas (11.03.2001) martirizadas el 23 de septiembre de 1936 en Benicalap (Valencia):

23)  María de la Purificación de San José (Ximénez Ximénez)
24)  María Josefa de Santa Sofía (del Río Messa)

. Beata (11.03.2001) martirizada el 7 de septiembre de 1936 junto a su hermano Salvador, religioso Escolapio, en Gandía:

25) Ascensión de San José de Calasanz (Lloret Marco)


Beata Apolonia del Santísimo Sacramento

Hablamos de la Beata Apolonia del Santísimo Sacramento (Lizárraga Ochoa de Zabalegui), Superiora General de las Carmelitas de la Caridad, por ser su testimonio martirial especialmente sobrecogedor. Sirva de homenaje a todas su Hermanas mártires.

La Madre Apolonia nació en Lezáun (Yerri-Navarra) el 18 de abril de 1867. Fue bautizada el día 20 en la parroquia de San Pedro Apóstol y recibió la Confirmación el 30 de mayo de 1868 en la parroquia de San Milán en Iturgo (Navarra). Ingresó en el Noviciado de las Hermanas Carmelitas de la Caridad en Vitoria el 16 de julio de 1886 y emitió los primeros votos el 17 de julio de 1888. Empezó su apostolado en Trujillo (Cáceres) y fue después a Villafranca de los Barros (Badajoz). Fue Superiora en Sevilla (1907) y en el Colegio de Vic (1909). La eligieron Superiora General en 1925. En función de este cargo realizó numerosas actividades, viajes y fundaciones. La persecución religiosa la sorprendió en la Casa Generalicia de Vic, donde estaba preocupada de encontrar refugio para sus religiosas, en particular para las jóvenes novicias y las Hermanas enfermas. Fue la última en abandonar la casa y se escondió en diversas casas de amigos.

Fue apresada por los milicianos republicanos en septiembre de 1936 y encarcelada en la terrible checa de San Elías (Barcelona). Su terrible muerte se conoce por boca de testigos. La Madre Apolonia fue aserrada viva y después de descuartizada sus restos fueron echados a los cerdos de la checa. Era probablemente el día 8 de septiembre de 1936. Tenía 69 años.

“Actualmente se han encontrado testigos que nos refieren que estando ellos presos en la cárcel de San Elías en el año 1936, era de dominio público que el jefe de la checa, un tal «Jorobado», cebaba en total unos trescientos cerdos con carne humana. Que muchos presos eran echados a dichas piaras y que la General de las Carmelitas de la Caridad, Madre Apolonia Lizárraga, fue una de dichas víctimas que aserraron, descuartizaron (en cuatro partes) y luego en trozos más pequeños fue devorada por dichos animales que en la citada checa engordaban en número de 42”. (Antonio Montero: Historia de la persecución religiosa en España, 1936-193. Madrid, BAC, 1961, p. 161)


4 comentarios:

Raúl Hidalgo dijo...

Saludos desde Santiago de Chile. Mi única hermana estudió todos sus cursos (desde párvulos) en el querido y hoy, lamentablemente, desaparecido Colegio Nuestra Señora del Carmen de Los Guindos en Ñuñoa, una comuna de mi ciudad. Con mi familia conocimos mucho y quisimos (y queremos) a la Congregación y sus religiosas. En días previos a la beatificación de estas mártires visitamos a una de "nuestras monjitas", la madre Teresa Fernández (fallecida en 2003 después de 66 años en la Orden, a la que quiso como nadie. Ya retirada, la quedida Madre nos contó del caso de la madre Apolonia, ya que a esta ceremonia viajaron algunas de las hermanas de Chile. El nombre que ella le dio era otro, pero al leer el relato publicado aquí, es claro que se trata de la misma persona. Nos agregó un detalle: al no encontrar los restos de sor Apolonia, una de sus hermanas en religión, que sobrevivió, pudo averiguar con el hortelano del convento el horrible martirio que sufrió esta religiosa. Es atroz que el ser humano sea capaz de semejante maldad. Cada vez que oigo hablar a personas de las aberraciones cometidas en contra de los republicanos, a quienes se presenta como pobres e indefensas víctimas, retruco con esta historia. Los comunistas y otras personas con ideas de izquierda son maestros en disfrazar la realidad a su amaño. Casos como el de estas valientes religiosas dan muestra de lo que en verdad ocurrió. La gran diferencia: ellas murieron por sus ideales y gozan hoy de un lugar de privilegio cerca de Dios. Quisiera decir mucho más, pero el espacio es limitado (a lo mejor ya me excedí) pero una reflexión final: el bien siempre triunfa.
Raúl Hidalgo
Periodista

Anónimo dijo...

La Madre Apolonia fue un gran ejemplo de martirio, sin embargo la realidad es que la situación política de España en 1936-1939 fue de una gran tormenta sobre la Iglesia, y todavía hay más mártires desconocidos que esperan contar sus historias

Anónimo dijo...

la muerte de las Carmelitas de la Caridad de Cullera en las playas de El Saler es sobrecogedora cuando iban a ser fusiladas entonaron el himno eucarístico "Cantemos al Amor de los amores, cantemos al Señor..." El coro iba disminuyendo, abatisa las religiosas por los disparos, al final solo quedo la superiora madre Elvira Torrentallé viendo con entereza a sus hijas y que también sucumbió a causa de los sisparos.

JUAN BAUTISTA ISONA VALLES dijo...

La hermana Ascensió Lloret Marco era natural de Gandía (valencia). Estaba en el colegio de Benejama (Alicante) y fue a refugiarse a la casa paterna en Gandía, donde también había acudido su hermano, P. Salvador Lloret,religioso escolapio. Decidieron que marcharan a una casa de campo y alli acudían sus hermanos a cuidarlos y a llevarles los víveres que precisaban. El 7 de septiembre de 1936 se presentaron en la casa unos milicianos. Dirigiéndose a H. Ascensión le dijeron que si tenía ropa mejor se cambiase pues iban a tomarles declaración a Gobierno civil. A empujones se llevaron a los religiosos. Ella le daba ánimos. los hicieron subir a un coche y allí se perdió los datos de los dos religiosos. Seguramente fueron asesinados en la carretera de Tabernes de la Valldigna (Valencia).